blog02.jpg

Esta tendencia no es algo nuevo, pero tiene mucho sentido aplicarla en nuestros pueblos y ciudades. Esto se debe a la falta de espacios verdes. Un jardín vertical no ocupa espacio urbanizable y es, visualmente, una obra de arte. Para el mantenimiento de jardines en Huelva, estudiamos la trayectoria que hay detrás de la tendencia.

El uso de la arquitectura vegetal existe desde siempre. En la América Precolombina y zonas de India, ya utilizaban los jardines para potenciar la belleza de sus construcciones. El gran auge de la vegetación, como parte imprescindible de la arquitectura, llegó de la mano del famoso arquitecto Frank Lloyd Wright. Fue el creador del término “arquitectura orgánica”, para referirnos a la integración de la vegetación como parte de una obra arquitectónica.

En Viena, podemos encontrar edificios con espectaculares jardines en la fachada y el tejado del famoso artista Friedensreich Hundertwasser. Hablamos de la Hundertwasserhaus, un edificio de viviendas sociales construido en los años 80. Además de ser un edificio único y rompedor en su diseño, podemos encontrar más de 250 árboles y arbustos en su fachada.

Un ejemplo muy conocido de la utilización de jardines verticales lo encontramos en Madrid. Hablamos del edificio CaixaForum, dedicado a exposiciones y perteneciente al grupo La Caixa. Está situado en pleno Paseo del Prado y es frecuente encontrar turistas haciendo fotos. Y no es de extrañar. En una zona tan urbanizada y con un tráfico tan intenso, una pared convertida en jardín refresca el ambiente y relaja los sentidos.

En BIOMASAN, creamos, diseñamos y mantenemos zonas verdes, desde el respeto al medio ambiente y compromiso con nuestros clientes.